Cuidados faciales que necesita tu piel tras el verano

Ya ha llegado septiembre, y con su llegada, el fin del verano más atípico para algunos. No obstante, si algo tienen en común todos los veranos es que de una manera u otra, sirven para recuperarse y volver más reforzados a la vuelta a la rutina.

Pero, ¿tu piel también vuelve fuerte y recuperada?

El verano tiene dos caras, y la mala es todo lo que sufre nuestra piel y nuestro cabello a causa de la exposición solar, sal, cloro, aire acondicionado y sudor. Estragos que se reflejan en el rostro y, los cuales, se deben combatir a tiempo para ayudar a que desaparezcan lo antes posible. Lo ideal es intentar prevenir estas apariciones en la piel con ayuda de tratamientos especializados como los que ofrecemos en nuestro centro. Pero, si ese no es tu caso, te contamos qué puedes hacer para mejorar el aspecto de tu piel tras estas semanas de desenfreno.

Consejos para recuperar el aspecto sano de tu piel

¡Comienza por una buena exfolación! Se debe escoger la más adecuada al tipo de piel, con la elección de los productos idóneos en función de tus necesidades, para no dañar el cutis y conseguir unos mejores resultados. Existen tres tipos de exfoliación y puedes optar por la opción que más se te ajuste. Los exfoliantes mecánicos, enzimáticos y químicos. Mantén este hábito una vez a la semana como mínimo en tu rutina facial y poco a poco, empezarás a ver los resultados.

Además de la exfoliación, hay un paso que tu piel necesita ahora más que nunca. Y es una limpieza del rostro en profundidad, para eliminar toda la suciedad e impurezas de la piel, que deberás realizar dos veces al día, por la mañana y por la noche. La limpieza nocturna es la más importante, porque por la noche nuestra piel acumula toxinas, sudor, contaminación del ambiente y restos de productos. Así será importante que la piel esté limpia en profundidad antes de ponerte otras cremas y cuidados.

Y por último, un EXTRA de hidratación diaria. Este paso es uno de los más importantes en nuestro cuidado facial y más ahora. Debemos ser constantes y aplicar una crema en función de tu tipo de piel: grasa, seca o mixta. Porque toda piel necesita hidratación para recuperar la luminosidad y brillo que se puede haber perdido durante el verano. Puedes incorporar a tu rutina un sérum hidratante si notas que está más seca de lo habitual o optar por productos que contengan ácido hialurónico.

Si notas que no es suficiente o sigues viendo tu piel apagada, no te olvides de que en nuestro centro realizamos tratamientos faciales para devolverle a tu piel todo lo que ha perdido este verano.

No Comments

Publica tu comentario